Adenomectomía prostática laparoscópica. Recosntrucción completa uretral
Plata Bello, A.C.; Gaston, R (*); Concepcion Masip, T
Hospital Universitario de Canarias, la Laguna. Tenerife. (*)Clinique Saint Agustin, Burdeos
LXXVIII Congreso nacional de Urología, Granada, 2013
Visto 618 veces.

 

INTRODUCCIÓN

Clásicamente las técnicas de cirugía abierta han sido el gold standard para el tratamiento quirúrgico de la hiperplasia prostática benigna de gran tamaño.

Desde la descripción de la adenomectomía laparoscópica, varias publicaciones señalan que esta técnica ofrece resultados funcionales equivalentes a la cirugía abierta con la ventaja del abordaje mínimamente invasivo que supone la laparoscopia.

 

OBJETIVO

Se pretende describir la técnica de la adenomectomía laparoscópica transperitoneal con posterior reconstrucción completa uretral.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

En todos los procedimientos se emplea una óptica de 0 grados, instrumentos básicos de laparoscopia y un sistema de imagen Storz HD.  El paciente se coloca en posición de Trendelenburg forzada bajo anestesia general.

La vía de abordaje empleada es la transperitoneal utilizando para ello 5 trócares (uno de 10 mm y cuatro de 5 mm).

Tras el acceso al espacio de Retzius y la exposición de la superficie anterior prostática se realiza una incisión transversa en la cápsula prostática. Se expone de esta manera el plano entre el adenoma y la cápsula prostática. El cuello vesical es identificado y respetado, procediendo posteriormente a la enucleación de la parte posterior y de ambos laterales del adenoma. La enucleación de la porción apical del adenoma se realiza con ayuda del dedo índice del cirujano, lo cual permite un ahorro del tiempo quirúrgico de 15 minutos.

Tras la enucleación completa se realiza una anastomosis entre cuello vesical y uretra membranosa con sutura continua del 2/0. Utilizando la misma sutura se procede al cierre de la cápsula prostática de manera longitudinal.

 

RESULTADOS

Todos los procedimientos se completaron satisfactoriamente por vía laparoscópica. El tiempo quirúrgico osciló entre 45-60 minutos y las pérdidas hemáticas fueron inferiores a los 250cc. No se coloca drenaje y el lavado vesical es retirado a las 24 horas del procedimiento quirúrgico. La sonda vesical es retirada el tercer día postquirúrgico. El tiempo medio de hospitalización es de 3 días.

 

CONCLUSIONES

Esta técnica representa un abordaje mínimamente invasivo para el tratamiento quirúrgico de la hiperplasia prostática benigna de gran tamaño. Es efectiva, segura y permite acortar el período de cateterización y una rápida recuperación  del paciente. 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/mp4/V-76.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/webm/V-76.webm' type='video/webm'></video>