PROSTATECTOMIA RADICAL LAPAROSCOPICA CON VISION TRIDIMENSIONAL
Carrera Puerta, C.; Llorente Abarca, C.; Sánchez Encinas, M.; De La Morena Gallego, J.M.; Gómez Dos Santos, V.; Álvarez Ardura, M.
FUNDACIÓN HOSPITAL ALCORCÓN. ALCORCÓN. MADRID
LXXI Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2006
Visto 203 veces.

Desde la incorporación de la Cirugía Laparoscópica en el campo del Cirugía Urológica, a excepción de la robótica, han sido pocos los avances técnicos que se han ido introduciendo con el fin de mejorar la curva de aprendizaje.

Ópticas de mejor calidad visual, fuentes de luz más potentes, cámaras digitales, sistemas de corte-coagulación de distinta energía, etc, han permitido facilitar algunos aspectos técnicos de la cirugía laparoscópica sin dejar nunca de prescindir de la curva de aprendizaje no pequeña y necesaria en todos los comienzos.

Este video pretende mostrar un intento más de facilitar nuestro aprendizaje y mejorar nuestra técnica con la incorporación de un sistema laparoscópico de visión tridimensional mediante cascos individuales con visores frontales e independientes.

Metidos ya en el campo quirúrgico y expuesta la próstata, la visión tridimensional con la sensación de profundidad es claramente sorprendente.

Un sistema de reconocimiento de voz incorporado, nos permite en todo momento ejecutar órdenes de grabación y almacenamiento de imágenes digitales.

Una óptica laparoscópica doble de 0ºC y un complejo sistema de digitalización de imágenes, permite obtener una visión tridimensional de buena calidad, enfrente de nuestros ojos y a través de un visor con pantalla doble.

La apertura del labio anterior del cuello vesical y la extracción de la sonda, nos expone perfectamente en profundidad el camino hacia el labio posterior y el límite de la próstata. El bisturí harmónico en esta fase nos resulta francamente útil, permitiendo cortar de forma muy limpia y con buena hemostasia.

Abriendo el labio posterior del cuello y resbalando en profundidad, accedemos al plano de los conductos deferentes y vesículas seminales, que en su disección parecen en algún momento salirse de nuestra pantalla.

La apertura de la fascia de Denonvillier nos descubre un largo y profundo camino hasta ahora poco percibido en la visión laparoscópica convencional, que nos facilita a la hora de disecar bien todo el plano posterior, pedículos y caras laterales de la próstata.

Un punto doble al complejo venoso dorsal con visión en profundidad nos permite controlar muy bien la hemostasia en el acceso a la uretra.

Una perfecta visión del ápex prostático nos permite dejar un buen muñón uretral muy útil en la siguiente fase a la hora de realizar la anastomosis uretro-vesical.

En definitiva, la visión tridimensional laparoscópica es capaz de aportarnos algunos aspectos visuales hasta ahora poco percibidos en las 2 dimensiones y que con el tiempo y mejorando en calidad es posible se incorpore en un futuro no muy lejano.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2006/mp4/V-24.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2006/webm/V-24.webm' type='video/webm'></video>