Prostatectomía radical robótica y lóbulo medio. ¿Un reto?
Pascual Piédrola, J.I.; Barba Abad, J.F.; Romero Vargas, L.; Algarra Navarro, R.; Tienza Fernández, A.; Velis Campillo, J.M.; Rosell Costa, D.; Robles García, J.E.; Zudaire Bergera, J.J.; Berian Polo, J.M.
Clínica Universidad de Navarra
LXXVII Congreso nacional de Urología, Vigo, 2012
Visto 424297 veces.

Introducción: La presencia de un lóbulo medio subtrigonal supone generalmente un reto añadido a la prostatectomía radical, ya que dificulta el acceso al plano posterior del cuello vesical y hace que con frecuencia quede desproporcionado con el diámetro uretral. Presentamos en este vídeo la experiencia inicial en el manejo de esta variante en la prostatectomía radical asistida por robot Da Vinci.

Material y Método: Entre Enero de 2011 y Enero de 2012 hemos realizado un total de 30 prostatectomías radicales laparoscópicas asistidas por un robot Da Vinci SHD dotado de cuatro brazos robóticos. Tres de los pacientes presentaban en los estudios de imagen un lóbulo medio subtrigonal voluminoso. El acceso en todos los casos fue transperitoneal, utilizando un total de 6 trocares (2 de 12 mm, 3 de 8 mm y 1 de 5 mm). En los tres pacientes el abordaje a las vesículas seminales se hizo a nivel del fondo de saco de Douglas, con la técnica clásica de Montsouris. Se utilizaron hem-O-lok® de 5 o 10 mm para los pedículos o corriente mono/bipolar, según se hiciera o no conservación de los haces neurovasculares. Para la sutura uretro-vesical se utilizó monofilamento reabsorbible de 2/0, y en el caso que presentamos en el vídeo sutura barbada de 2/0 con aguja doble de 18 mm.

Resultados: En todos los pacientes se completó la cirugía sin incremento de los tiempos quirúrgicos ni aumento significativo del sangrado intraoperatorio. La disección previa de las vesículas seminales supuso una mayor comodidad en la ejecución del plano posterior. La presencia del lóbulo medio subtrigonal no supuso dificultad añadida en la disección del plano vésico-seminal. El “cuarto brazo” nos sirvió para mantener estable el lóbulo subtrigonal y poder realizar una disección precisa del plano posterior, permitiendo una adecuación del diámetro vesical al de la uretra. La sutura uretro-vesical con monofilamento “barbado” utilizada en el caso que presentamos consigue una aproximación de los bordes precisa, pudiendo aplicar la tensión que consideremos adecuada, sin perderla.

Conclusiones: La presencia de lóbulo medio subtrigonal en la PRLR no supone, a nuestro juicio, un problema añadido siempre que se observe una estrategia de abordaje preestablecida. El uso del robot Da Vinci® mejora la ergonomía quirúrgica, permitiendo una disección más precisa con unos resultados oncológicos y funcionales excelentes.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2012/mp4/V-77.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2012/webm/V-77.webm' type='video/webm'></video>