Nueva técnica de reimplante ureterovesical laparoscópico intramural ortotópico en la reparación de lesiones iatrógenas del uréter
Juárez-Soto, A.; Arroyo-Maestre, J.M.; Soto Delgado, M.; Correa-Martín, L.; Sánchez-Margallo F.M.; Sánchez-Hurtado M.A.
Hospital del Sas. Jerez de la Frontera (Cádiz)
LXXVIII Congreso nacional de Urología, Granada, 2013
Visto 424265 veces.

 

 

El tratamiento de las lesiones ureterales severas producidas por iatrogenia ginecológica ha sido habitualmente el reimplante ureteral mediante cirugía abierta o, últimamente y en centros altamente cualificados, laparoscópica. Ambas técnicas tienen como resultado una alteración en la anatomía del aparato urinario, debido a que el reimplante es heterotópico, en la cúpula vesical, y una alteración funcional, pues en un porcentaje importante de pacientes se puede producir una disfunción del mecanismo antirreflujo, con las posibles complicaciones derivadas de ello. Presentamos una nueva técnica de reimplante ureteral para resolución de iatrogenia ginecológica, preservando intacta la anatomía del uréter y sin disfunción de su mecanismo antirreflujo. 

Se aplicó esta técnica en tres ocasiones, sobre dos mujeres ya que en uno de los casos la lesión fue bilateral. Dada la alta dificultad técnica de procedimiento, la técnica fue puesta a punto en simulador sobre modelo orgánico urogenital porcino antes de su realización en las pacientes. Cronológicamente los pasos quirúrgicos fueron los siguientes: 1) decolación y liberación del extremo renal ureteral, 2) identificación extremo vesical ureteral, 3) cateterización del extremo vesical ureteral, 4) liberación del uréter de su trayecto transmural, 5) aproximación de ambos extremos ureterales para comprobar ausencia de tensión en la anastomosis, 5) espatulación de ambos extremos ureterales, 6) colocación de catéter doble J, 7) sutura término-terminal, 8) reconstrucción del trayecto transmural. Al primer día posoperatorio las pacientes toleraron bien la alimentación, y la sedestación y deambulación fueron correctas.

Dado que no hubo complicaciones tempranas, en el segundo día recibieron el alta. A los tres o cuatro días de la cirugía se retiró la sonda vesical, y a las dos semanas, los catéteres ureterales. Se realizaron controles urográficos entre los 30-40 días de la intervención y, posteriormente, controles clínico y ecográfico hasta proceder al alta definitiva a los 6 meses.

El nuevo tipo de reimplante a partir de uréter intramural liberado es una técnica segura, efectiva y de buenos resultados, resolviendo la lesión ureteral con preservación de la anatomía del uréter y su función antirreflujo. Esta nueva técnica supone una alternativa útil frente a determinados reimplantes ureterales preexistentes.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/mp4/V-35.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/webm/V-35.webm' type='video/webm'></video>