Nefrectomía parcial laparoscópica por tumor renal en riñón en herradura
Ribal, MJ.; Peri, LL.; Vilaseca, T.; Musquera, M.
Servicio de Urología. Hospital Clínic - Universitat de Barcelona
LXXVIII Congreso nacional de Urología, Granada, 2013
Visto 15 veces.

INTRODUCCIÓN

La cirugía con conservadora de nefrona ha demostrado ser un tratamiento válido para el tumor renal estadio pT1a y pT1b, con resultados oncológicos comparables a la nefrectomía radical. El abordaje laparoscópico para la nefrecotmia parcial  ha demostrado ser un método viable, ofreciendo las ventajas de una cirugía mínimamente invasiva en cuanto a recuperación del paciente y morbilidad. A pesar de ello, en determinadas circunstancias las variaciones anatómicas puede suponer una complejidad añadida. Presentamos el casos de un tumor asentando en un  riñón en herradura y su abordaje laparoscópico.

MATERIAL Y MÉTODOS

Paciente de 47 años de edad diagnosticado de  tumor renal estadio T1. El estudio con TC muestra la presencia de un tumor de 4cm que protruye en la cara posterior del cuerno izquierdo de un riñón en herradura. Debido al tamaño de la lesión, se decidió la realización de una tumorectomía por laparoscopia.

La cirugía empieza siguiendo los mismos pasos que en una nefrectomía parcial común, aunque hay que tener en cuenta las variaciones anatómicas en aras de evitar lesiones accidentales.

La principal dificultad de este caso radica en la falta de movilidad del riñón debido a su forma, lo que dificulta enormemente la localización y disección de la lesión. Una vez identificado el tumor, se coloca un clamp tipo bull-dog para obtener isquemia caliente y resecamos la lesión utilizando tijera fría. Tras la resección del tumor, se procede a hemostasia del lecho quirúrgico con 2 suturas continuas de hilo barbado. El bucle final de la sutura barbada se sustituye por un pledget de teflón,  colocando tambíen un hem-o-lok al final de la sutura a modo de seguridad. Dado el tamaño tumoral , aplicamos una capa de bioglue adicional en  el lecho quirúrgico amplio y cubrimos el parénquima con un fragmento de grasa perirrenal.

RESULTADOS

El tiempo quirúrgico fue de 90 minutos, la pérdida sanguínea de 400cc y el tiempo de isquemia caliente 23 minutos. El estudio anatomopatológico diagnosticó un carcinoma de células renales Fuhrman 2 de 5cm estadio pT1b.

CONCLUSIONES

La nefrectomía parcial laparoscópica en un riñón en herradura es un procedimiento fatible, aunque las variaciones anatómicas y la falta de mobilidad dificultan el procedimiento quirúrgico.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/mp4/V-79.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/webm/V-79.webm' type='video/webm'></video>