Anastomosis uretro-neovesical laparoscópica
De Arriba Alonso, M; Alonso Prieto, Ma; Monagas Arteaga, S; Ortiz Sánchez, L; Flores Carbajal, Ja; Gracia Francis, Cj; Campanario Pérez, F; Rado Velázquez, Ma; Sanz Ruiz, A; García Diez, F; Beneitez Álvarez, Me; Gallo Rolanía, Fj
Hospital Universitario de León
LXXVIII Congreso nacional de Urología, Granada, 2013
Visto 241 veces.

 

INTRODUCCIÓN: Tras una cistectomía radical, si se opta por una derivación urinaria ortotópica, hay que tomar la decisión de realizar una anastomosis uretro-neovesical abierta o laparoscópica.

 MATERIAL Y MÉTODOS: Presentamos dos situaciones diferentes ante las que nos podemos encontrar. La primera de ellas se trata de un caso en el que la anastomosis es relativamente fácil gracias a que el paciente presentaba unos mesos complacientes y realizamos la sutura con hilos barbados. Por el contrario, la segunda situación es un caso en el que el meso corto dificulta la anastomosis, exigiendo una tracción mayor.

RESULTADOS: En nuestro servicio habitualmente se realizan derivaciones urinarias ortotópicas tipo Studer o Camey-II. Abogamos por una cirugía minimamente invasiva, seleccionando el asa y los uréteres con hilos que faciliten su posterior extracción, y realizando la anastomosis uretro-neovesical de forma laparoscópica.  En aquellas situaciones en las que se precise una tracción mayor para la anastomosis asumimos que la estanqueidad inicial no será óptima.

CONCLUSIONES: Las ventajas de la anastomosis laparoscópica podría residir en una teórica disminución de las complicaciones derivadas de una incisión amplia, si bien tiene una alta dificultad técnica que inicialmente aumenta los tiempos quirúrgicos.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/mp4/V-103.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2013/webm/V-103.webm' type='video/webm'></video>