Reimplante ureteral laparoscópico tras cistectomía abierta y derivación urinaria tipo Bricker Wallace
González Rodríguez I; Cruceyra Betriu G; Gil Ugarteburu R; Díaz Méndez B; Fernández-Pello S; Baldissera Aradas J V; Blanco Fernández R; Cuervo Calvo F J
Hospital de Cabueñes
LXXIX Congreso nacional de Urología, Tenerife, 2014
Visto 640 veces.

Introducción y objetivos:

La cistectomía radical abierta es el gold-satndard en el tratamiento del carcinoma vesical invasor de músculo. Presenta una importante morbilidad postoperatoria. Una frecuente complicación en todos los tipos de derivación urinaria es la estenosis de la anastomosis ureterointestinal, alcanzando al 12% de los pacientes en algunas series. El abordaje endoscópico es una opción poco cruenta, pero con resultados subóptimos. El reimplante ureteral abierto ofrece mejores resultados funcionales, pero más compleja técnicamente y con una morbilidad no despreciable. La laparoscopia no suele utilizarse para resolver estas estenosis, pues el antecedente de una cirugía abdominal abierta previa es una contraindicación relativa, además de considerarse aún más exigente técnicamente que la cirugía abierta. El objetivo de este video es presentar la alternativa del reimplante ureteral laparoscópico.

 

Material y Métodos:

Se presenta un reimplante ureteroileal laparoscópico en  varón obeso de 72 años en el que se había realizado una cistectomía radical abierta y conducto ileal tipo Bricker Wallace II dos años antes. En el momento del reimplante presentaba dilatación y cierto grado de atrofia renal bilateral, siendo portador de nefrostomía bilateral.

 

Resultados:

El reimplante resultó complejo técnicamente, con un tiempo quirúrgico de 360 minutos. La mayor parte del tiempo fue utilizado en la disección de adherencias intestinales y el conducto ileal. El paso del uréter izquierdo tras el sigma en la cirugía previa acentuó la fibrosis en la zona del implante, obligando a minimizar la disección de ese uréter. No hubo complicaciones y la estancia postoperatoria fue de 11 días. Tras un seguimiento de 12 meses el paciente permanece asintomático y presenta unos riñones con la atrofia previa, pero funcionamiento normal y sin dilatación.

 

Conclusiones:

El abordaje laparoscópico es una opción a tener en cuenta en el caso de una estenosis de la anastomosis ureteral, incluso en el caso de que la cistectomía previa se haya realizado por vía abierta. En nuestra opinión la complejidad del procedimiento no depende del abordaje laparoscópico sino de la propia patología. El paso del uréter izquierdo tras el sigma en la cistectomía no parece necesario y además dificulta eventuales reintervenciones.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2014/mp4/V-129.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2014/webm/V-129.webm' type='video/webm'></video>