Soluciones laparoscópicas en nefrectomías parciales complejas
Briones Mardones, G; Fuentes Márquez, Isabel; Casasallas Carles, P; Costas Ochoa, S.; Lago Escudero, Y; Real Colomer, J.C; Gutiérrez Sanz-Gadea, C.
Servicios de Urología. Hospital Son LLatzer. Palma de Mallorca
LXXXI Congreso nacional de Urología, Toledo, 2016
Visto 191 veces.

Introducción:

La nefrectomía parcial es el tratamiento indicado para tumores renales en estadío T1a y T1b técnicamente factibles. El abordaje laparoscópico ofrece ventajas estéticas y de recuperación sin repercusión en los resultados oncológicos ni funcionales sobre la unidad renal. Hay situaciones por localización del tumor donde el abordaje laparoscópico se hace dificultoso sin por ello tener que recurrir a la cirugía abierta.

 Material y métodos:

Presentamos 3 situaciones en las que el acceso laparoscópico se ve dificultado:                                           1) Tumores de localización supero-posterior.                                                                                                           2) Tumores intraparenquimatosos no exofíticos.                                                                                                   3) Tumores hiliares de gran tamaño.

Se presenta el caso de una masa de 5 cm polar supero-posterior izquierda. En estos casos es necesaria una completa liberación renal quedando unido únicamente de forma esquelética por el hilio renal. El riñón se debe girar por su eje disponiendo el polo superior en disposición totalmente inferior, permitiendo de esta manera una nefrectomía parcial factible y sutura cómoda y con seguridad.

Se presentan 2 casos de tumores corticales no exofíticos en los que la Ecografía laparoscópica es necesárea para su correcta localización intraoperatoria, delimitando sus dimensiones y profundidad.

Se presenta un tercer caso de masa hiliar de 7 cm. El íntimo contacto con estructuras vasculares principales hace que la isquemia renal nos oculte lesiones de estos vasos durante la tumorectomía. El abordaje sin isquemia evita sangrados incontralables tras el desclampaje que obligaría a realizar una nefrectomía de urgencia. La ausencia de isquemia obliga al empleo de clips y coagulación selectiva sobre los vasos que nutren la lesión y nos obliga a tolerar cierto grado de sangrado durante la intervención. La sutura hemostática final sólo se dedicaría a pequeños vasos evidentes o al cierre de la vía urinaria en caso de lesión.

Conclusiones:

La nefrectomía parcial laparoscópica está avanzando enfrentándose a casos cada vez más complejos. Con la experiencia y la adquisición de recursos cada vez quedan más limitados los casos para abordaje con cirugía abierta.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2016/mp4/V-939.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2016/webm/V-939.webm' type='video/webm'></video>