Colocación del reservorio submuscular por vía penoescrotal en prótesis de pene de 3 componentes
Sánchez Cano, E.; Panach Navarrete, J.; Valls González, L.; Medina González, M.; Lloret Durá, MA.; Santamaría Meseguer, J.; Martínez García, R.; Martínez Jabaloyas, J.M.
Hospital Clínico Universitario de Valencia
LXXXII Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2017
Visto 279 veces.

Introducción

Las prótesis de pene de tres componentes se han mantenido, salvo contraindicación, como el tratamiento estándar para el manejo de la disfunción eréctil refractaria a terapias médicas. La técnica tradicional incluye la colocación del reservorio en el espacio anatómico de Retzius. Este paso puede resultar dificultoso para algunos urólogos por ser una maniobra ciega. La cirugía pélvica previa como la prostatectomía radical (como más frecuente) y la cistectomía pueden dificultar la colocación del reservorio en dicho espacio y aumenta el riesgo de complicaciones. En estos pacientes existen distintas alternativas técnicas entre las que se incluye la colocación del reservorio superficial a la fascia Transversalis, en el espacio submuscular del recto anterior del abdomen.

Nuestro objetivo es comparar gráficamente ambas técnicas mostrando las relaciones anatómicas y diferentes peculiaridades de cada una de ellas.

Material y métodos

Presentamos dos casos de implantación de prótesis de tres componentes (modelo AMS 700). El primero de ellos es un varón con disfunción eréctil severa de origen vascular refractaria a fármacos. El segundo se trata de un varón con disfunción eréctil severa tras prostatectomía radical. 

Resultados

La colocación del reservorio en el primer paciente se realiza en el espacio prevesical de Retzius a través de una perforación en la fascia Transversalis. En el segundo de los pacientes el reservorio se colocó ectópico (submuscular), tras la fascia posterior del recto anterior del abdomen, mediante disección roma respetando la fascia Transversalis. No hemos tenido ninguna complicación quirúrgica secundaria a la colocación del reservorio. En los 11 casos en los que hemos colocado el reservorio submuscular el postoperatorio ha cursado sin incidencias, con elevada satisfacción de los pacientes y sin que ellos perciban la presencia del reservorio en la pared abdominal.

Conclusión

Con un conocimiento adecuado de la técnica,  la implantación del reservorio no debe suponer ningún problema durante la cirugía protésica. La colocación submuscular del reservorio es una alternativa a tener en cuenta en pacientes con cirugías pélvicas previas.  

Palabras clave: Disfunción eréctil; prótesis de pene; reservorio submuscular.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/mp4/V-1048.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/webm/V-1048.webm' type='video/webm'></video>