Lesiones quísticas complejas: Nefrectomía parcial laparoscópica.
Fuentes Pastor, J.; Ramos Barselo, E.; Carrion Ballardo, C.J.; Velilla Diez, G.; Herrero Blanco, E.; Calleja Hermosa, P.; Varea Malo, R.; Campos Juanatey, F.; Dominguez Esteban, M.; Zubillaga Guerrero, S.; Ballestero Diego, R.; Truan Cacho, D.; Correas Go
Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Humv) Santander
LXXXII Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2017
Visto 258 veces.

Introducción

Con el aumento en el número de los exámenes radiológicos que se realizan en la actualidad, se detecta con mayor frecuencia la presencia de quistes renales. Éstos pueden ser simples o complejos, teniendo estos últimos un mayor riesgo de corresponder a una neoplasia.

Cuando la sospecha de que se trate de una neoplasia (quistes Bosniak III / IV) esta indicado realizar una extirpación de la lesión.

La cirugía conservadora de nefronas está recomendada tanto en las guías Americanas como Europeas para tumores renales T1, basándose en una mejoría en la supervivencia por una mayor preservación de la función renal. Los abordajes mínimamente invasivos han ido extendiendo su campo en la nefrectomía parcial, siendo utilizados cada vez más en tumores de mayor tamaño y en localizaciones más complejas, permitiendo mantener los beneficios de una mejor recuperación.

Material y métodos

Presentamos una Nefrectomía parcial en una paciente de 49 años diagnosticado de una lesión renal quística compleja. En el TAC preoperatorio se observa Riñón derecho con múltiples quistes simples corticales destacando una lesión quística localizada en el labio posterior de la región mesorrenal, multitabicada y con tabiques finos con realce, de 6 x 4,8 cm,  con crecido significativamente con respecto al TC previo, caracterizada como quiste Bosniak III.

Describimos la colocación de los puertos, pasos quirúrgicos y referencias anatómicas, así como el resultado de la cirugía.

Resultados

El tiempo quirúrgico total fue de 130 min. No fue necesario el clampaje de la arteria renal La perdida sanguínea intraoperatoria fue de 140 ml. No hubo complicaciones postoperatorias y el paciente fue dado de alta al 4º día postoperatorio.

La anatomía patológica mostró un Carcinoma de células renales de célula clara de 6cm., Furhman 1(pT1b), con bordes quirúrgicos libres.

Conclusión

La nefrectomía parcial laparoscópica de lesiones quísticas complejas es un procedimiento viable y seguro para pacientes seleccionados. Permite una disección precisa y un buen control oncológico

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/mp4/V-1050.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/webm/V-1050.webm' type='video/webm'></video>