Cistectomía Radical Laparoscópica
Medina González, A.; González Fernández, I.; Pérez García, C.; Gil Ugarteburu,R.; Cruceyra Betriú, G.; Díaz Méndez, B.; Pello-Fernández Montes, S.; Blanco Fernández, R.; Rúger Jiménez, L.; Salgado Plonski, J.J.; Mosquera Madera, J.
Hospital de Cabueñes (Gijón)
LXXXII Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2017
Visto 410 veces.

Introducción:

La cistectomía radical laparoscópica se ha convertido en uno de los tratamientos de elección en el carcinoma vesical infiltrante.

Nuestro objetivo es mostrar la realización de una cistectomía radical laparoscópica en un pacientes que presentan un tumor vesical de gran tamaño, siendo posible su exéresis completa mediante el abordaje laparoscópico. 

Material y Métodos:

Presentamos un varón de 74 años diagnosticado de cáncer de próstata con un PSA de 2,5 ng/dl y un tacto rectal con nódulo fijo e indurado en el lóbulo izquierdo en 2010 con anatomía patológica  de adenocarcinoma de próstata Gleason 7 (4+3) tratado mediante radioterapia + braquiterapia y posterior tratamiento hormonal tras recidiva bioquímica que mantiene actualmente.

Tras presentar un episodio de hematuria macroscópica se realiza uretrocistoscopia y TC visualizando tumor vesical de 15 cm que producía una dilatación pieloureteral bilateral con importante clínica miccional. Tras confirmar el diagnóstico de tumor vesical musculo-invasivo se decide realización de cistectomía.

Resultados:

Se realiza una cistectomía radical laparoscópica con linfadenectomía pélvica en bloque en un tiempo de 130 minutos. Al introducir la óptica se visualiza una vejiga completamente ocupada por tumor encontrándose adherida a los vasos ilíacos y al pubis que impide su movilidad lo que dificulta mucho su disección y su exéresis disponiendo durante la intervención de un espacio muy limitado. Además el plano posterior se encontraba muy adherido por la radioterapia previa y el tratamiento hormonal al que estaba siendo sometido.

Las pérdidas  hemáticas durante la intervención fueron de 300 cc. El paciente fue dado de alta al 6º día sin presentar complicaciones inmediatas ni durante el seguimiento. El diagnóstico anatomopatológico fue de carcinoma urotelial sarcomatoide. Desde la intervención el paciente se encuentra asintomático sin progresión tumoral.

Conclusión:

El abordaje laparoscópico nos permite la realización de una técnica mínimamente invasiva para la exéresis de un tumor vesical de gran tamaño gracias a una mejor visualización y en un tiempo quirúrgico razonable sin que fuera necesaria la reconversión a cirugía abierta.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/mp4/V-1022.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/webm/V-1022.webm' type='video/webm'></video>