Reparación por vía vaginal de fístulas vesico-vaginales.
Varilla Varilla, C.; Orcera Herrera, V.; Puche Sanz, I; Vazquez Alonso, F.; Valle García, F.; Cozar Olmo, J.M
Ugc del Servicio de Urologia del Complejo Hospitalario Universitario de Granada y Hospital Valle del Nalon
LXXXII Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2017
Visto 1068 veces.

Introducción 
 
Una fístula vesico-vaginal es una comunicación entre el epitelio vaginal y vesical, resultando una pérdida constante de orina por vía vaginal. Lo que provoca un empeoramiento en la calidad de vida importante en nuestras pacientes.
Sus causas son múltiples desde radioterapia pélvica, neoplasias, accidentes obstétricos, traumatismos; pero la etiología más frecuente en los países desarrollados es la complicación iatrogénica de la histerectomía (62-87%) y de cirugías de reparación de incontinencia o prolapsos; ya sea por una sutura inadvertida o una disección excesiva de la pared vesical que provoca una necrosis e isquemia, o un desgarro inadvertido de la misma.
El tratamiento puede ser: conservador en casos muy específicos (drenaje vesical con sonda transuretral); mínima invasión (electrofulguración y legrado de los bordes); y cirugía de reparación de la fístula que es el tratamiento principal y más usado.
Los abordajes quirúrgicos más usados en la actualidad son: transvesical, trasvaginal y laparoscópico.
El factor más importante para la elección de una vía u otra depende de la destreza del cirujano en la misma, siendo más proclives a la elección de la vía vaginal las intervenciones realizadas por ginecólogos y por vía vesical las realizadas por urólogos.
La mayoría de las fístulas que se diagnostica en los países industrializados no suelen ser complejas por lo que se pueden reparar por vía vaginal.
Sus ventajas sobre vía abdominal son:
Ausencia de laparotomía.
Menor duración y recuperación. 
Disminuye el riesgo de sangrado
No precisa de apertura vesical.
Se puede combinar con otras cirugías de suelo pélvico
Facilita la interposición de colgajos. 
Su fracaso no contraindica otro nuevo intento por la misma vía.
Se puede realizar en pacientes con radioterapia previa; en ciertas ocasiones conlleva una ampliación del introito, pueden hacer en fístulas elevadas. 
Se ha de preguntar por trastornos sexuales previos para prevenir complicaciones.
 
Caso clinico 
 
Mostramos en el vídeo una reparación de fístula vesico-vaginal por vía transvaginal en una paciente con antecedentes de radiación e introito estrecho.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/mp4/V-1143.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/webm/V-1143.webm' type='video/webm'></video>