Heminefrectomía laparoscópica en paciente monorrena
Duarte Ojeda, J.M.; García González, L.; Alonso Isa, M.; Guerrero Ramos, F.; Romero Otero, J.; Villacampa Aubá, F.; García Gómez, B.; Rodríguez Antolín, A.
Servicio de Urología, Hospital Universitario 12 de Octubre
LXXXII Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2017
Visto 478 veces.

INTRODUCCIÓN:

La duplicidad del tracto urinario es la anomalía congénita más frecuente del aparato urinario (incidencia: 0,8-5 %). Se identifica más habitualmente en mujeres (2:1), suele ser unilateral y cursar sin síntomas.

Un sistema doble excretor completo se define como un riñón que tiene 2 sistemas de pelvis y cálices. Habitualmente el uréter del polo inferior entra en la vejiga en su posición normal en el trígono, y el uréter del polo superior se inserta en la vejiga medial e inferior a su ubicación normal (ley de Weigert-Meyer).

El uréter del segmento superior puede desembocar en posición ectópica  o formar un ureterocele causando una obstrucción que puede dilatar retrógradamente la vía urinaria y terminar anulando la función de ese sistema renal superior. El uréter del pielón inferior se asocia con más frecuencia a reflujo vésico-ureteral.

MATERIAL Y MÉTODOS:

Presentamos el caso de una paciente de 72 años, monorrena derecha (tras nefrectomía izquierda por angiomiolipoma renal hace 30 años) y estudiada por pielonefritis de repetición, con diagnóstico de doble sistema excretor derecho completo, con dilatación y anulación del pielón superior. Tras ingreso por sepsis urológica y necesidad de nefrostomía derecha, se decide heminefrectomía derecha laparoscópica.

Técnica quirúrgica:

- Identificación de ambos uréteres sobre el psoas.

- Identificación del pedículo renal, encontrando una arteria y una vena polar superior.

- Liberación renal.

- Clipaje y sección del uréter del pielón superior y liberación de su pelvis renal.

- Clipaje y sección de los vasos polares y sección del parénquima renal.

- Puntos de hemostasia en el lecho renal.

RESULTADOS:

Tiempo quirúrgico: 170 minutos 

Sangrado: 250 cc. 

Alta al tercer día, tras postoperatorio sin complicaciones.

A los tres meses de la cirugía la paciente se encuentra asintomático, con función renal conservada y sin nuevas infecciones urinarias.

CONCLUSIONES:

El abordaje laparoscópico en la heminefrectomía en un paciente monorreno es una técnica factible y segura, evitando la  morbilidad de la cirugía abierta.

PALABRAS CLAVE

Sistema Doble, heminefrectomía, Laparoscopia

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/mp4/V-1116.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2017/webm/V-1116.webm' type='video/webm'></video>