ABORDAJE LAPAROSCÓPICO DE UN QUISTE SIMPLE RENAL SINTOMÁTICO
Suárez Fonseca, C; Coloma del Peso, A; Garrido Abad, P; Sinués Ojás, BA; Herranz Fernández, LM; Conde Caturla, P; Fernández Arjona, M
Hospital Universitario del Henares, Coslada (Madrid)
XXVIII Reunión nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Córdoba, 2018
Visto 424304 veces.

Los quistes renales simples constituyen una patología frecuente y la mayoría de ellos cursan de forman asintomática, diagnosticándose de forma casual en el contexto del estudio de otra patología. Generalmente se tratan de quistes Bosniak tipo I y una pequeña proporción de ellos pueden generar síntomas como dolor lumbar, hematuria, hipertensión arterial y uropatía obstructiva.

Se presenta el caso de una mujer de 45 años sin antecedentes personales de interés que nos la remite su médico de atención primaria por un dolor lumbar izquierdo de larga evolución y aportando una ecografía renal que pone de manifiesto la presencia de un quiste sinusal de 5cm. con dilatación piélica y de cálices superiores con leve adelgazamiento parenquimatoso difuso. En las exploraciones complementarias para el diagnóstico, realizamos urografía intravenosa así como TAC abdominal donde se confirma la presencia de una uropatía obstructiva secundaria a la presencia de un quiste en el seno renal izquierdo de 5 cm.

Para su resolución, se opta por marsupialización laparoscópica. Se trata de una intervención que requiere manejo laparoscópico del cirujano ya que hay que trabajar en el seno renal donde se encuentran estructuras anatómicas importantes que no podemos lesionar y con ello perder el riñón, tratándose de una patología benigna. Se colocó a la paciente en posición de lumbotomía y abordaje transperitoneal con tres trócares al principio, luego cuatro. Se diseca el seno renal y se aíslan arteria, vena y uréter para no lesionarlos. Se diseca el quiste que queda por debajo de las estructuras vasculares; se vacía su contenido y se marsupializa; a fin de poder distinguir la pelvis renal de la pared del quiste la cual se encuentra íntimamente adherida, se inyectó azul de metileno en la vía urinaria. El procedimiento cursó sin incidencias y la paciente fué dada de alta a las 24 horas.

A los tres meses de la intervención, el control urográfico demuestra la ausencia de dilatación de la vía urinaria y la paciente se encuentra asintomática.

El abordaje laparoscópico de los quistes simples renales sintomáticos es seguro y eficaz, equiparable a la cirugía abierta con los indiscutibles beneficios de una cirugía mínimamente invasiva.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/mp4/V-19.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/webm/V-19.webm' type='video/webm'></video>