RESECCIÓN EN BLOQUE PARA TUMORES VESICALES PAPILARES Y SÓLIDOS
Caramés Masana, F.; Vázquez-Martul Pazos, D.; Mainez Rodríguez, J.A.*; Lamas Díaz, L.; Villar Vázquez, N.; Cambón Bastón E.; García Terente, V.; Barbagelata López, A.; Chantada Abal, V.
Servicio de Urología. Complejo Hospitalario Universitario A Coruña. *Hospital Universitario La Paz.
XXVIII Reunión nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Córdoba, 2018
Visto 15 veces.

Introducción y Objetivos

La resección transuretral de vejiga (RTUv) es considerado el tratamiento gold-standard para el cáncer de vejiga no músculo-invasivo. La técnica y el material de resección se ha ido modificando con el tiempo. La resección en bloque o en bloc del tumor, completa y en un único intento del tumor es un ejemplo y parece aportar beneficios en la caraceterización histopatológica de los tumores, menos clara parece la prevención de recurrencias.

En este video se demuestra la viabilidad de la técnica de resección en bloque en tumores vesicales papilares y otros de características más complejas.

 

Material y métodos

Presentamos dos casos clínicos con resección transuretral en bloque. El primero es un varón con varias RTUv previas por carcinoma urotelial, con presencia de 2 lesiones: una en pared posterior de 1 cm y otra adyacente de menos de 0.5 cm. El segundo caso es una mujer de 66 años que consultó con hematuria, con una lesión de 2.2 cm de aspecto sólido en pared posterior de vejiga.  En ambos casos se empleó resector de doble flujo de 25.5 Charriére, asa de Collins, energía monopolar y visión mediante torre de endoscopia.

 

Resultados

La duración de la reección fue de 10:10 y 21 minutos. En ambos, se realizó una resección circunferencial desde la periferia a la base con margen de seguridad y abarcando capa muscular. El sangrado intraoperatorio y postoperatorio fue mínimo. No hubo complicaciones postoperatorios y ambos pacientes fueron alta durante las primeras 24 horas tras la administración de mitomicina. En la anatomía patológica, se detectó un carcinoma urotelial de bajo grado, no infiltrante (pTa); en la segunda, un carcinoma de alto grado con un 15% de diferenciación glandular e infiltrante (pT2).

 

Conclusiones

En nuestra experiencia, podemos considerar la RTU de vejiga en bloque como un procedimiento seguro, rápido y con una curva de aprendizaje relativamente corta. Al no fragmentar la pieza, presenta las ventajas de una mayor fiabilidad a la hora de la caracterización anatomo-patológica de la la lesión.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/mp4/V-88.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/webm/V-88.webm' type='video/webm'></video>