REIMPLANTE URETERAL LAPAROSCÓPICO CON VEJIGA PSOICA
González-Pérez, L.; Hernández Hernández, D.; Cabral Fernández, AV.; García Álvarez, C.; Cereijo Tejedor, D.; Navarro Glamés, MA.; Concepción Masip, T.
COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE CANARIAS.
XXVIII Reunión nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Córdoba, 2018
Visto 424295 veces.

INTRODUCCIÓN: El reimplante ureteral puede ser necesario en el tratamiento de lesiones ureterales iatrogénicas tras cirugía ginecológica, digestiva o urológicas. El tipo de técnica usada dependerá de la localización de la lesión. En lesiones de uréter distal es posible la realización de un reimplante ureteral directo a vejiga tipo Lich-Gregoir o mediante vejiga psóica si no es la distancia del uréter no es la suficiente. La tendencia actual en esta técnica quirúrgica es el abordaje laparoscópico. 

 

OBJETIVO: El objetivo de este video es mostrar la técnica quirúrgica del reimplante ureteral laparoscópico tras lesión iatrogénica de cirugía ginecológica. 

 

MATERIAL Y MÉTODOS:

Presentamos el caso de mujer de 45 años intervenida de histerectomía + doble anexectomía por Ca. Cérvix, que en el postoperatorio tardío (1 mes) presenta aumento indoloro de perímetro abdominal, por lo que se realiza TC abdómino-pélvico, con sospecha de “ascitis” secundaria a carcinomatosis peritoneal. Se realizó paracentesis evacuadora en los que los niveles de Cr fueron de 100 ng/dl. En dicho TC se evidencia hidronefrosis renal derecha con posible fuga urinaria por lo que se coloca nefrostomía derecha y se realiza pielografía descendente, evidenciando stop a nivel de uréter distal, en probable relación con sellado de uréter distal derecho.

 

Describimos técnica quirúrgica y resultados de la cirugía. 

 

RESULTADOS: El tiempo quirúrgico fue de 115min , con una pérdida estimada de sangre menor a 100 cc. Cómo derivación urinaria se colocó sonda vesical de 18Ch, catéter doble J de 4.8Ch y se  mantuvo nefrostomía derecha. Al séptimo día postquirúrgico se realiza pielografía descendente sin evidenciar fuga urinaria, por lo que se retira catéter de nefrostomía. Al decimosegundo día postquirúrgico se realiza cistografía sin evidencia de fuga urinaria a nivel de anastomosis, por lo que, se retira catéter doble J. 

 

CONCLUSIÓN: El reimplante ureteral por vía laparoscópica es un procedimiento viable y con buenos resultados a corto y largo plazo.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/mp4/V-92.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/webm/V-92.webm' type='video/webm'></video>