Colposacropexia por miniLaparoscopia en combinación con NOTES: beneficios de las sinergias.
Vázquez-Martul Pazos, D.; Aller Rodríguez, M.; Sánchez Merino, J.M.; Sánchez Rodríguez-Losada, J.; Bohorquez Cruz, M.; Villar Vázquez, N.; Villegas Piguave, D.; Chantada Abal, V.
Servicio de Urología. Complejo Hospitalario Universitario A Coruña
XXVIII Reunión nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Córdoba, 2018
Visto 424259 veces.

Introducción

El uso de instrumental de mini-laparoscopia en Urología ha ganado interés en los últimos años permitiendo un tratamiento menos invasivo y más cosmético en algunos procedimientos gracias a la reducción en el calibre de los accesos. No obstante su aplicabilidad en las cirugías urológicas no ha sido aún asentada completamente.

 

Material y Métodos

Presentamos una serie de 2 casos de mujeres por debajo de 60 años, con cistocele grado IV, con ausencia de otros prolapsos vaginales y sin otros antecedentes quirúrgicos de interés. En ambos casos las pacientes eran multíparas con IMC entre 28 y 32 kg/m2

Se decide realización de colposacropexia por minilaparoscópica.

 

Resultados

Con paciente en posición supina con trendelemburg se realiza colposacropexia anterior por mini-laparoscopia a través de 3 puertos de 3 mm, dos pararrectales derecho e izquierdo, el tercero en fosa ilíaca izquierda; trocar óptico umbilical de 5 mm. Como soporte se emplea trocar de 10 mm a transvaginal.

Se realiza el procedimiento con preservación de útero y anejos en un tiempo total de 160 y 180 min. respectivamente. El sangrado quirúrgico fue mínimo y en ningún caso se deja drenaje. Se comprueba correcta reducción del prolapso. Para el cierre de los puertos se emplean únicamente tres puntos de sutura reabsorbible en ombligo y adhesivos de aproximación para el resto de accesos. El defecto vaginal se cierra con 3 puntos de sutura reabsorbible.

En ambos casos el alta fue en menos de 48 horas sin incidencias y sin precisar más analgesia que la mínima pautada de forma oral y con un dolor postoperatorio EVA=2.

En la visita de revisión al mes de la intervención se observa una corrección del prolapso (cistocele grado I-II).

 

Conclusiones

La mini-laparoscopia es una opción factible con el fin de alcanzar un tratamiento menos invasivo y más cosmético con evidentes ventajas en la cirugía reconstructiva no exerética.

Este caso demuestra la viabilidad en cirugías más complejas obteniendo un alto resultado cosmético al mantener todos los accesos abdominales en un calibre reducido.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/mp4/V-108.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lelr2018/webm/V-108.webm' type='video/webm'></video>