Glandectomia con injerto libre cutaneo de muslo para el tratamiento del cancer de pene clinicamente localizado
Molina Escudero, R.; Otaola Arca, H.; Muñoz Rivas, A; Rodriguez Sánchez, L; Crespo Martínez, L; Álvarez Ardura, M. .; Páez Borda, A
Servicio de Urologia. Hospital Universitario de Fuenlabrada. Madrid.
LXXXIII Congreso Nacional de Urología. Gijón, 2018
Visto 424290 veces.

INTRODUCCIÓN:

El cáncer de pene afecta predominantemente a varones en la sexta década de la vida, con una incidencia de 0,3-1/100.000 habitantes. Tradicionalmente el tratamiento de la le­sión primaria consistía en la amputación total o parcial. Sin embargo, el impacto psicológico y funcional ha contribuido al desarrollo de técnicas de preservación.

MATERIAL Y METODOS:

Presentamos un varón de 71 años con antecedentes de cardiopatía isquémica tratada con angioplastia, que presenta una lesión ulcerada, eritematosa, irregular de 2 cm en el glande, diagnosticado mediante biopsia de carcinoma epidermoide de alto grado.

            Bajo anestesia general, previa desinfección del pene con povidona yodada realizamos una incisión subcoronal hasta alcanzar la fascia de Buck. La vena dorsal superficial se secciona, accediendo al plano entre el glande y los cuerpos cavernosos para realizar la glandectomía. La uretra distal es seccionada y espatulada, suturándola al extremo distal de los cuerpos cavernosos para construir el neomeato. Suturamos la piel a los cuerpos cavernosos y medimos el defecto resultante, siendo de 3x3 cm

Esterilizamos la cara interna del muslo con Clorhexidina no alcohólica y dibujamos un área de 5x5 cm. Utilizamos un dermatomo para obtener un injerto epidérmico de 3 mm de espesor que suturamos sobre el extremo de los cuerpos cavernosos con puntos sueltos. Colocamos un vendaje compresivo, un apósito hidrocloide en la zona donante y una sonda uretral 16 Fr.

RESULTADOS:

El tiempo quirúrgico fueron 75 minutos, no habiendo complicaciones intraoperatorias. El paciente fue dado de alta al día siguiente, siendo retirados el vendaje, apósito y la sonda a las 72h de la intervención.

La anatomía patológica fue de carcinoma epidermoide pT1G2 con áreas de carcinoma in situ. 6 meses después el paciente se encuentra libre de enfermedad y satisfecho con el resultado estético y funcional.

CONCLUSIONES:

En nuestra experiencia, la glandectomía y reconstrucción con injerto libre cutáneo para el tratamiento del cáncer de pene localizado, permite obtener un resultado cosmético y funcional superior al de la penectomía parcial, sin perjuicio del control oncológico, ni incrementar la morbilidad, considerándolo como primera opción en estos pacientes.

PALABRAS CLAVE: Glandectomía; Cáncer de pene; Injerto cutáneo. 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/mp4/V-1027.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/webm/V-1027.webm' type='video/webm'></video>