Ureteroureterostomía laparoscópica como tratamiento para uréter retrocavo. Descripción de la técnica paso a paso.
Álvarez Maestro, M.; Carrión, DM.; Gómez Rivas, J.; Linares Espinós, E.; De Castro Guerín, C.; Hevia Palacios, M.; Eguibar González, A.; Aguilera Bazán, A.; Martínez-Piñeiro, L.
Servicio de Urología. Hospital Universitario la Paz. Madrid, España.
LXXXIII Congreso Nacional de Urología. Gijón, 2018
Visto 12 veces.

INTRODUCCIÓN y OBJETIVOS:
El uréter retrocavo o circumcavo, es una anomalía congénita con una incidencia de 1 caso por cada 100 nacimientos.  Es el resultado de la persistencia de la vena subcardinal derecha durante el desarrollo. Produce dolor cólico, infecciones del tracto urinario, hematuria o litiasis renales, más frecuentemente a partir de la tercera o cuarta década de vida. Se describen 2 tipos según Baetson y Atkinson. El tipo I: más frecuente, el uréter tiene forma de S y asocia hidronefrosis. El tipo II: asociado con mínima o nula obstrucción. El primer caso quirúrgico fue descrito por Anderson y Hynes en 1949 en el British Journal of Urology. La ureteroureterostomía es el tratamiento de elección, y en las últimas décadas el abordaje laparoscópico ha ganado popularidad sobre el abierto por sus ventajas ya conocidas en la recuperación del paciente.

MATERIAL Y MÉTODO:
Presentamos el caso de un varón de 38 años, que acude al servicio de urgencias de nuestro centro por dolor lumbar derecho, se encuentra empeoramiento de función renal y en ecografía renal hallazgos sugerentes de estenosis de la unión pielo-ureteral. Recibió como tratamiento urgente la colocación de un catéter doble J derecho. Tras su recuperación, en URO-TC se evidenció uréter retrocavo derecho tipo I. Se decidió realizar ureteroureterostomía vía laparoscópica con abordaje transperitoneal como tratamiento definitivo. 

RESULTADOS:
La cirugía cursa sin incidencias, se describe en vídeo con ayuda de figuras la técnica utilizada paso a paso. El paciente tuvo un postoperatorio favorable y fue dado de alta a las 48 horas. Se retiró el catéter doble J colocado en la cirugía tras 6 semanas y se evidencó en urografía intravenosa el paso correcto de contraste a la vejiga, y mejoría en la gammagrafía renal (DMSA) y renograma diurético (MAG-3). El paciente se mantiene hasta la fecha asintomático.

CONCLUSIONES:
El abordaje laparoscópico para la uretroureterostomía por uréter retrocavo es un técnica segura y reproducible.
 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/mp4/V-1050.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/webm/V-1050.webm' type='video/webm'></video>