Implante laparoscópico del esfínter urinario artificial femenino: aproximación vesicovaginal al cuello vesical.
Ruiz Hernández, M.; López-Fando Lavalle, L.; Fernández Alcalde, AA.; Gómez De Vicente, JM.; Jiménez Cidre, MA.; Burgos Revilla, FJ.
H.U.Ramón y Cajal (Madrid). Irycis. Universidad de Alcalá.
LXXXIII Congreso Nacional de Urología. Gijón, 2018
Visto 424261 veces.

Introducción y objetivos

La técnica clásica de implante laparoscópico de esfínter urinario artificial (EAU) no está ampliamente extendida debido a su pobre reproductibilidad. Se realiza una disección ciega de la cara posterior del cuello vesical, lo que aumenta el riesgo de erosión y migración del manguito.

Describimos una nueva técnica de implante laparoscópico, cuyo paso fundamental consiste en disecar el espacio vesicovaginal, lo que permite una aproximación bajo visión directa a la cara posterior del cuello.

Material y métodos

Mujer, 75 años, antecedentes de TOT en 2010. No recuperó continencia completa, presenta incontinencia urinaria con mínimos movimientos y test de Ulmstein negativo. En cistoscopia no se objetiva extrusión de malla  y el estudio videourodinámico es compatible con deficiencia esfinteriana intrínseca e hipocontractilidad del detrusor.

Con anestesia general la paciente se coloca en 30º Trendelemburg y se realiza un abordaje transperitoneal.  Los principales pasos de la cirugía son la creación del espacio vesicovaginal hasta identificar la cara posterior del cuello, creación de dos espacios láterovesicales, comunicación de los mismos con el espacio vésicovaginal y disección de la cara anterior del cuello intentando preservar el ligamento pubovesical. El manguito y el reservorio se introducen a través del trócar infraumbilical de 12 mm, por una incisión suprapúbica izquierda se externalizan las conexiones y se crea un túnel subcutáneo hasta el labio mayor donde se coloca el botón de activación. Finalmente, se cierra el peritoneo. Durante la cirugía resulta fundamental una valva vaginal para facilitar la disección.

Resultados

Tiempo quirúrgico 140 minutos, sin complicaciones intraoperatorias. Tras la retirada de la sonda vesical la paciente presentó residuo postmiccional de 100cc que se manejó de forma conservadora. Estancia hospitalaria: 72h. A los 6 meses, la paciente presenta continencia total. Satisfacción 9/10.

Conclusiones

La disección del espacio vésicovaginal permite un implante no ciego del manguito. La preservación del ligamento pubovesical puede jugar un papel en la continencia y limitar el desplazamiento posterior del cuello.  Ambos detalle podrían disminuir el riesgo complicaciones y conseguir que el implante del EAU fuera una técnica más reproducible.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/mp4/V-1056.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/webm/V-1056.webm' type='video/webm'></video>