Prótesis de pene Zephyr personalizada para reconstrucción fálica total después de colgajo libre antebraquial radial tras amputación iatrogénica del pene.
Esquinas Lombán, C; Arance Gil, I; Moraga Sanz, A; González Montes, L; Meilán Hernández, E; Ruiz Graña, S; Angulo Cuesta, J.
Servicio de Urología, Hospital Universitario de Getafe, Universidad Europea de Madrid. Madrid.
LXXXIII Congreso Nacional de Urología. Gijón, 2018
Visto 4312 veces.

Introducción: La pérdida iatrogénica del pene es una situación rara. Presentamos un caso de colocación de prótesis peneana personalizada después de la reconstrucción total del pene en varón genético.

Material y métodos: Varón de 57 años con pérdida del pene por absceso y necrosis secundaria a cirugía de incurvadura peneana. La reconstrucción se realizó en varias tiempos utilizando un colgajo libre de antebrazo radial (CLAR). Se decidió colocación de prótesis inflable personalizada 18 meses después.

Resultados: Durante la primera operación, se drenó el absceso del pene y se desbridó los residuos necróticos. Siete semanas después, se realizó faloplastia con CLAR y construcción de neouretra tubo-en-tubo con múltiples anastomosis microquirúrgicas. El crecimiento del vello dentro de la neouretra que requirió depilación mecánica endoscópica en repetidas ocasiones, fue la única complicación. El paciente recuperó la sensibilidad del pene. Dieciocho meses después de la faloplastia, se implantó una prótesis inflable Zephyr ZSI 475 (Ginebra, Suiza), utilizando la túnica albugínea del cuerpo cavernoso proximal. Esta prótesis de 3 elementos se personalizó ya que sólo se utilizó un único cuerpo que se insertó en el cuerpo cavernoso proximal derecho con una longitud total de 18 cm y una extensión proximal de 5 cm. El reservorio fue inflado con 70cc de SSF. El tiempo quirúrgico fue de 150 minutos y la estancia hospitalaria fue 1 día. No hubo complicaciones tempranas pero 4 meses después del implante, presentó erosión en el glande proximal que obligó a incluir el neofalo en un colgajo pediculado inguinal para agregar tejido distal y evitar la erosión del glande. Tres meses después el neofalo fue reconstruido nuevamente, logrando resultados satisfactorios desde el punto de vista cosmético y funcional.

Conclusiones: A pesar del riesgo de complicaciones postoperatorias y la necesidad de operaciones múltiples, la reconstrucción fálica con CLAR y la colocación de un implante protésico personalizado pueden mejorar la función urinaria y sexual secundaria a la pérdida del pene.

Palabras clave: prótesis personalizada, CLAR.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/mp4/V-1123.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/webm/V-1123.webm' type='video/webm'></video>