Linfadenectomía inguinal videoendoscópica en cáncer de pene. Técnica y presentación de serie inicial
Monagas Arteaga, S; Rodríguez Martínez, JJ; Gosalbez García, D; Calvo González, G; Martín Blanco, S; Fernández García, I; Gutiérrez García, R; Tuero González, JS; Pérez García, FJ
Hospital Universitario San Agustín
LXXXIII Congreso Nacional de Urología. Gijón, 2018
Visto 397 veces.

Introducción: Aunque en Europa, el cáncer de pene primario es infrecuente, tiene una alta
mortalidad. Sin nódulos palpables, la probabilidad de micrometastásis es del 25%. La
supervivencia es cercana al 90% cuando la linfadenectomía se realiza de manera precoz
mientras que desciende a 40% cuando se lleva a cabo tras recurrencia regional. No
obstante, existe alta morbilidad en la técnica clásica. La cirugía video asistida nace con la
intención de reducir las complicaciones locales y el linfededema. Presentamos la técnica
paso a paso y los resultados de la serie inicial.
Método: Incluimos 3 pacientes previamente sometidos a penectomía por carcinoma escamoso de
alto riesgo con un estadio patológico mayor de T1G2 y/o adenopatías inguinales palpables. En
todos los casos se realizó linfadenectomía superficial y profunda bilateral. Todas las cirugías y
seguimientos fueron llevados a acabo por el mismo cirujano.
Resultados: El tiempo medio quirúrgico fue de120 minutos por lado. No hubo complicaciones
intraoperatorias. Obtuvimos entre 3 y 8 ganglios por cada ingle. Sólo en un caso se informó de
resultado positivo para carcinoma escamoso (adenopatía palpable). El tiempo de hospitalización
fue mínimo 3 días y no mayor de 2 semanas. Los días de drenaje fueron entre 10 y 42 (22 de
media). Sólo se registraron 2 linfoceles unilaterales. Un paciente, obeso mórbido, requirió punción
tardía percutánea y persistió con linforrea durante 6 semanas. El segundo caso coincidió con el
lado de la adenopatía grande y palpable, previa a la cirugía. En esta ocasión la colección era
pequeña y desapareció espontáneamente. En ningún caso se observó necrosis o infección
cutánea. En todos los pacientes se resolvió la presencia de leve linfedema en los primeros 3
meses. No se ha objetivado progresión tumoral o recidiva en los 6 y 16 meses de seguimiento
actual.
Conclusiones: La linfadenectomía videoendoscópica ha demostrado aportar múltiples ventajas no
sólo por ser mínimamente invasiva sino por su reproductibilidad en centros comarcales como el
nuestro. Por lo tanto se puede afirmar que es una buena alternativa a la técnica convencional. Sin
embargo son necesarias series más largas y comparativas con la técnica abierta.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/mp4/V-1129.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2018/webm/V-1129.webm' type='video/webm'></video>