MANEJO ENDOSCÓPICO DE EXTRUSIÓN INTRAVESICAL DE MALLA TRANSOBTURADORA
Munarriz Polo, M.; Rodríguez Rodríguez, A.; Rodríguez Malatesta, R.; Cámara Moreno, C.; Costa Planells, M.; Ruz Saunie, E.; Sanromà Salvadora, A.; Polaina Barroso, L.; Cecchini Rosell, Ll.
Hospital del Mar
XXIX Reunión Nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Palma de Mallorca, 2019
Visto 7 veces.

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Mujer de 38 años en la actualidad, con antecedentes de parto instrumentado en marzo de 2011 e incontinencia urinaria de esfuerzo posterior que requirió de colocación de malla suburetral transobturadora en enero de 2015.

Pasados 6 meses de la intervención, se inicia un cuadro de infecciones de orina de repetición y dolor pélvico que no cede con analgesia habitual ni coadyuvante, con gran afectación de su calidad de vida. Este cuadro coincide con una sucesión de estresores vitales que desemboca en un trastorno adaptativo con sintomatología ansioso-depresiva. Todo esto motiva consultas a diferentes especialistas en otros centros. En diciembre de 2016 se realiza reparación de fibrosis de episiotomía con empeoramiento de la sintomatología. En junio de 2018 acude al Hospital del Mar.

 

MÉTODOS

Valorada inicialmente por ginecología y neurología, se realiza una ecografía transvaginal en la que se aprecia imagen ecorefringente en forma de T de 7mm compatible con cuerpo extraño intravesical y un estudio neurofisiológico que descarta lesión del nervio pudendo. Se completa el estudio con una radiografía convencional y una resonancia magnética pélvica en la que se evidencia una litiasis vesical de 14mm. Ante estos hallazgos se remite a urología. La cistoscopia flexible resulta incompleta por dolor y dificultad al paso del cistoscopio, pero se intuye una litiasis a nivel de cuello vesical. Con la sospecha de extrusión intravesical de la malla transobturadora, se decide cistoscopia armada con lasertricia y extracción de la malla intravesical calcificada. La intervención transcurre sin incidencias, confirmando la presencia de un fragmento de malla intravesical con una litiasis mayor a 2 cm sobre la misma. Se utiliza el resector bipolar de 26Ch, el elemento de trabajo para el laser y las tijeras endoscópicas. 

 

RESULTADOS

La estancia hospitalaria fue de 1 día. El tiempo de sondaje vesical tras la cirugía de 4 días. La composición de la litiasis de apatita. En el control al mes la paciente refiere desaparición completa del dolor y micciones confortables

 

CONCLUSIONES

Este caso invita a la autocrítica y la reflexión. Ilustra el valor de las pruebas de imagen, de menos a más invasivas, ante un dolor pélvico crónico para identificar una causa tratable del mismo. También es un ejemplo de la importancia de conocer y reconocer las complicaciones esperables de una cirugía. Por último, pone de manifiesto cómo los prejuicios para con determinadas patologías y perfiles de paciente retrasó el diagnóstico y tratamiento.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lel2019/mp4/V-21.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lel2019/webm/V-21.webm' type='video/webm'></video>