MARSUPIALIZACIÓN LAPAROSCÓPICA COMO TRATAMIENTO DE LINFOCELES
Coloma Ruiz, L.; Cabello Benanvente, R.; Gomis Goti, C.; Quicios Dorado, C.; Martínez Mateo, M.A.; García Fernández, E.; Alonso Román, J.; González Enguita, C.
Servicio de Urología, Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
XXIX Reunión Nacional de los Grupos de Litiasis, Endourología, Laparoscópica y Robótica, Palma de Mallorca, 2019
Visto 2 veces.

INTRODUCCIÓN:

Tradicionalmente la vía extraperitoneal ha sido uno de los principales accesos quirúrgicos en la cirugía urológica (tanto abierta como laparoscópica).

Una de las complicaciones quirúrgicas asociada a estos procedimientos es la aparición de linfoceles, principalmente tras linfadenectomía pélvica (incidencia 0.5-10%) y en el trasplante renal (donde alcanza una incidencia del 1-26% debido a lesión de los vasos linfáticos del injerto, tratamiento inmunosupresor con m-TOR y corticoides, etc).

La mayoría de linfoceles son asintomáticos, aunque, pueden manifestarse como obstrucción del drenaje venoso pélvico y de miembros inferiores (produciendo TVP), linfedema (por alteración del drenaje linfático) y/o compresión de la vía urinaria ocasionando hidronefrosis.

Solo hay indicación de tratamiento en aquellos casos en los que sea sintomático. Entre las opciones terapéuticas contamos con el drenaje percutáneo, la instilación de agentes esclerosantes y la marsupialización laparoscópica.

 

MATERIAL Y MÉTODOS:

Presentamos la técnica quirúrgica de marsupialización laparoscópica transperitoneal en dos casos. El primero de ellos, se trata de un varón de 69 años que presentaba linfoceles bilaterales secundarios a una prostatectomía radical laparoscópica con linfadenectomía ilio-obturatriz extendida por vía extraperitoneal.

El segundo paciente presentaba un linfocele derecho como consecuencia de trasplante renal en FID que comprimía el uréter del injerto.

En ambos casos se había intentado previamente tratamiento mediante drenaje percutáneo resultando ineficaz.

 

RESULTADOS:

En ambos casos se concluyó la cirugía laparoscópica sin incidencias logrando identificar y realizar  apertura del linfocele comunicando la cavidad con el peritoneo, lo que facilita la absorción de la linforrea. A los 6 meses de seguimiento ambos pacientes se encontraron asintomáticos sin datos clínicos ni radiológicos de recidiva.

 

CONCLUSIÓN:

La marsupialización laparoscópica de linfoceles se postula como una técnica eficaz y segura en el tratamiento de linfoceles persistentes. Es la opción terapéutica con mayor tasa de éxito reduciendo el tiempo de drenaje y el riesgo de sobreinfección (respecto al drenaje percutáneo y el uso de agentes esclerosantes).

 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lel2019/mp4/V-33.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/lel2019/webm/V-33.webm' type='video/webm'></video>