MALPOSICIÓN DE CATÉTER URETERAL DOBLE J EN UN TRASPLANTE RENAL
Beato García, S.; Fiol Riera, M.; Riera Canals, Ll; Etcheverry Giadrosich, B.; Bonet Puntí, X.; Fernandez-Concha, J.J; Alabat Roca, A.; Torrecilla Ortiz, C.; Alba Rey, E.
Hospital Universitario Bellvitge
XXIX Reunión Nacional del Grupo de Trasplante, 2019
Visto 2 veces.

Introducción y objetivos

Con la universalización de la colocación de catéter ureteral en el trasplante renal se ha descrito una reducción de complicaciones mayores como fístula urinaria o estenosis ureteral desde 7-9% a un 1,5%. Pero también aparecen complicaciones derivadas de esta técnica, como serían las infecciones urinarias en primer lugar, y otras menos comunes como migraciones, incrustaciones o malposiciones, complicaciones que se reducen con la retirada precoz del catéter.

Presentamos un caso de una malposición de un catéter ureteral doble J en una trasplantada renal y las técnicas que fueron necesarias para su retirada.

Caso clínico

Presentamos a una mujer de 53 años, afecta de enfermedad renal crónica secundaria a poliquistosis hepatorenal precisando terapia renal sustitutiva con hemodiálisis, iniciada en enero de 2018. Paciente hipersensibilizada (cPRA 95%). El día 04/04/2018 se realiza trasplante renal de donante cadáver, donante con criterios expandidos. La intervención cursa sin incidencias inmediatas, la anastomosis ureterovesical se realiza según la técnica extravesical Linch-Gregoir y se coloca catéter ureteral doble J de 12cm de 4,8Ch. Se objetiva dilatación de uréter del donante. Evolución satisfactoria, se retira sonda vesical a los 5 días y es alta a los 7 con una creatinina sérica de 166 umol/L.  

A las 3 semanas se cita a gabinetes para la retirada del catéter ureteral. En la cistoscopia no se evidencia extremo distal del mismo, sí visualizando neomeato en cúpula vesical. Se programa ureteroscopia retrógrada, inicialmente semirígida y posteriormente flexible el día 24/05/2018, siendo infructuosas por kinking ureteral distal e imposibilidad de acceso a uréter. Finalmente, se realiza acceso percutáneo con punción ecoguiada dilatando hasta un calibre de 6Fr hasta retirar el catéter ureteral mediante catéter lazo con control fluoroscópico. Se deja nefrostomía de protección que es retirada a las 48horas del procedimiento, apareciendo hematuria autolimitada con la retirada de la misma. Ecografía de control sin dilatación, función renal estable, siendo de 134 umol/L al alta.

Conclusiones:

Las complicaciones mayores de la cateterización ureteral en las anastomosis ureterovesicales extravesicales son anecdóticas e implican un reto técnico.

 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/tru2019/mp4/V-23.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/tru2019/webm/V-23.webm' type='video/webm'></video>