Reparación de fístula vésico-neovaginal en paciente con reasignación de género utilizando el Robot da-vinci
Peri Cusí, L.; Costa Grau, M.; Ajami Fardoun, T.; Raigosa, M.; Franco De Castro, A.; Alcaraz Asensio, A.
Hospital Clínic de Barcelona
LXXXIV Congreso Nacional de Urología, 2019
Visto 407181 veces.

INTRODUCCIÓN

La aparición de una fístula vésico neovaginal es una complicación poco frecuente de pacientes sometidas a cambio de género. Presentamos el caso de una paciente sometida a reasignación de género mediante genitoplastia feminizante con eversión peneana que requirió cirugía de profundización vaginal durante la cual se produjo una perforación vesical. A pesar de la reparación introperatoria de la lesión, la paciente presentó persistencia de la fístula en el postoperatorio, por lo que se indicó reparación quirúrgica de la misma utilizando el robot daVinci.

 MATERIAL Y MÉTODOS

Empezamos la cirugía colocando catéteres doble-J en ambos uréteres y un tercer catéter ureteral a través del orificio fistuloso. Tras el acoplamiento del robot, iniciamos la cirugía con la intención de realizar una reparación de la fístula con abordaje extravesical, por lo que introducimos un tallo de Hegar a través de la neovagina para facilitar la localización tanto de la neovagina como de la fístula.

Ante la falta de progresión, decidimos cambiar a un abordaje transvesical a través de una cistotomía longitudinal. Mediante dicho abordaje, procedemos a la resección del orificio fistuloso y a  la separación de los dos planos de sutura para obtener tejido vital sin tensión en ambos planos. Asimismo, con el objetivo poder interponer tejido entre ambos planos al finalizar el procedimiento, conectamos el plano de disección vésico-neovaginal con el fondo de saco de Douglas.

Una vez realizadas las suturas de los distintos planos de la fístula, así como el cierre de la cistotomía, colocamos un injerto de peritoneo entre ambos planos. Tras ello, comprobamos la la correcta estanqueidad de la vejiga con 150ml de suero a través de la sonda vesical.

RESULTADO

La paciente cursó un postoperatorio sin complicaciones, con adecuado resultado funcional tras la retirada de la sonda vesical.

CONCLUSIÓN

El abordaje robótico es una opción mínimamente invasiva válida para el tratamiento de fístulas vésico-vaginales supratrigonales en pacientes con cirugías previas complejas.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2019/mp4/V-77.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2019/webm/V-77.webm' type='video/webm'></video>