Trasplante renal de donante vivo con anatomía vascular compleja & Reimplante ureteral laparoscópico
Martínez Corral, M.E 1; Blanco Carballo, O 1; Diz Gil, R 1; Villasenin Parrado L 1; García Freire, C 1; Varo Pérez, E 2
C.H.U. Santiago de Compostela. Servicio de Urología 1 y Cirugía General 2. Santiago de Compostela
I Congreso Nacional Virtual de Urología, 2020
Visto 424255 veces.

Introducción y objetivos.

La nefrectomía laparoscópica de donante vivo es una técnica segura y ampliamente extendida. En los últimos años se ha incrementado el número de procedimientos de trasplante renal de vivo debido a sus mejores resultados y al desequilibrio entre oferta y demanda en la donación cadáver.

La estenosis ureteral corresponde a una de las complicaciones más comunes (incidencia de 0.6-10.5%). El primer procedimiento en su manejo es la derivación urinaria. Posteriormente, existen varias opciones quirúrgicas para su tratamiento, desde técnicas endoscópicas a cirugías abiertas, laparoscópicas o robóticas.

El objetivo de este video es mostrar la importancia y seguridad de la donación de vivo y el tratamiento de la estenosis ureteral de injerto renal mediante un abordaje laparoscópico.

Materiales y métodos.

Presentamos el caso de un varón de 41 años sometido a nefrectomía simple laparoscópica. Se realiza TC preoperatorio objetivándose riñón izquierdo con anatomía vascular compleja. Durante la cirugía se objetiva una arteria renal principal acompañada de una polar inferior y una vena polar inferior que desemboca en la principal en la región anterior a la aorta.

El receptor (32 años), afecto de enfermedad quística medular (AD), recibe riñón izquierdo de hermano implantado en fosa iliaca derecha. Tiempos de isquemia caliente y fría de 2 y 115 minutos, respectivamente. Evolución satisfactoria y dado de alta a los 9 días con creatinina de 1.81 mg/dL. Retirada de doble J a los 30 días.

Reingreso por empeoramiento de función renal siendo preciso derivación urinaria mediante nefrostomía percutánea confirmándose estenosis ureteral yuxtavesical en pielografia descendente por lo que se plantea reimplante ureteral.

Resultados.

Se realiza reimplante ureteral laparoscópico con técnica extravesical de Lich-Gregoir sin incidencias. Evolución satisfactoria siendo dado de alta a los 6 días y retirado doble J a los 28 días (importante calcificación).

Reingreso por fiebre y empeoramiento de la función renal iniciándose tratamiento antibiótico (Linezolid) y expulsión de litiasis con mejoría posterior clínica y analítica. Actualmente función renal estable sin hidronefrosis.

Conclusiones.

El reimplante ureteral laparoscópico parece ser una técnica factible y reproducible con buenos resultados a largo plazo y como alternativa a la cirugía reconstructiva abierta.

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2020/mp4/V-1062.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2020/webm/V-1062.webm' type='video/webm'></video>