Autotrasplante renal asistido por robot: intracorpóreo versus extracorpóreo. Experiencia de la ERUS RAKT WORKING GROUP
Fontanet Soler, S; Aumatell, J; Diana, P; Territo, A; Gallioli, A; Piana, A; Gaya, Jm; Gavrilov, Pavel; Dsender, L; Van Parys, B; Van Praet, C; Khene, Z; Doumerc, N; Decaestecker, K; Palou, P; Breda, A
Fundació Puigvert (Iuna)
II Congreso Nacional Virtual de Urología, 2021
Premio Joaquín Albarrán 2021.
Visto 95 veces.

Introducción: El autotrasplante de riñón es una técnica útil que debe reservarse para casos en que la función del riñón se ve comprometida por una alteración anatómica compleja: estenosis ureterales largas o anomalías vasculares renales no aptas para reconstrucción in situ. El autotrasplante renal asistido por robot (RAKAT) presenta un enfoque novedoso, mínimamente invasivo y de gran precisión. El objetivo de este estudio es presentar la mayor cohorte de pacientes sometidos a tratamientos extracorpóreos (eRAKAT) o intracorpóreo (iRAKAT) para confirmar la seguridad y viabilidad y comparar los dos enfoques.

Materiales y métodos: Analizamos retrospectivamente pacientes sometidos a estándar (eRAKAT) y iRAKAT en un total de 3 instituciones. El eRAKAT consistió en nefrectomía robótica, cirugía de banco extracorporeo y posterior trasplante robótico del injerto. El iRAKAT consistió en una primera fase de nefrectomía seguida de una reperfusión intracorpórea y posterior trasplante.

Resultados: Entre enero 2017 y febrero 2021, 29 pacientes fueron sometidos a RAKAT. Se realizaró en 15 casos eRAKAT y en 14 iRAKAT. No se registró ninguna diferencia estadística en la distribución de los datos preoperatorio entre las dos poblaciones de estudio.

El análisis de variables intraoperatorias mostró una diferencia significativa entre eRAKAT y iRAKAT respectivo el tiempo de isquemia fría [mediana (IQR): 151 (125-199) frente a 27,5 (20-55); p <0,001] y en tiempo total de isquemia [mediana (IQR): 196,2 (182-241) vs 81,5 (73-88); p <0,001]. Sin embargo, se observó una recuperación de la función renal más rápida en eRAKAT durante los primeros 90 días, con función renal comparable al año. La tasa de complicaciones mayores (Clavien-Dindo 3a / 3b) fue 13,8%.

Conclusión: Tanto eRAKAT como iRAKAT representan técnicas prometedoras mínimamente invasivas en casos seleccionados con tiempo de isquemia aceptable y resultados quirúrgicos a largo plazo comparables. El eRAKAT presenta un mejor tratamiento y reconstrucción vascular del injerto. No obstante, la técnica iRAKAT permite tiempos de isquemia fría más cortos, a pesar de ser potencialmente menos eficaz. Es importante enfatizar que el ATRAR debe ser realizado por cirujanos con experiencia en cirugía robótica renal, vascular y de trasplante.

Autotrasplante, robótico, intracorporeo

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2021/mp4/V-1098.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/cnu2021/webm/V-1098.webm' type='video/webm'></video>