TOA: NUEVA MALLA AJUSTABLE DE TENSIÓN EN EL TRATAMIENTO DE LA INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO
Romero Maroto, J.; Ortiz Gorraiz, M.A.; Prieto Chaparro, L.; López López, C.; Quílez Fenoll, J.M.; Rodríguez Fernández, E.; Pacheco Bru, J.J.
Servicio de Urología. Hospital Universitario de San Juan de Alicante.
LXXI Congreso nacional de Urología, Sevilla, 2006
Visto 416521 veces.

INTRODUCCION.

La técnica TVT consigue un 90% de éxito en I.U.E. femenina, aunque ocasiona disfunción miccional en un porcentaje considerable de casos. La técnica TOT, basada en el mismo concepto  libre de tensión, intenta disminuir el componente obstructivo del TVT. Por tanto, si la tensión dada no es suficiente continúa la incontinencia y si la tensión es excesiva se origina obstrucción urinaria. Por ende, la técnica debería ser de tensión adecuada y el problema radica precisamente en dar dicha tensión adecuada.

 

MATERIAL Y MÉTODO.

Se presenta el video de la nueva técnica  de banda suburetral transobturador ajustable (TOA). Permite ajustar la tensión hasta varios días después de la intervención, y así corregir errores por defecto o exceso cometidos en la cirugía.  La malla hecha de polipropileno monofilamento macroporo lleva insertados dos grupos de hilos de polipropileno. Uno formado por dos hilos situados a 1´5 cm  de la línea media de la malla, serán exteriorizados a través de cara anterior vaginal y servirán para destensar. Otro formado por tres hilos en cada rama situados a distinta distancia de la línea media. Serán exteriorizados por donde sale la malla al exterior y permitirán tensar dicha malla.

 

Técnica: La bandeleta TOA la situamos a través de una pequeña incisión en pared vaginal anterior, en uretra proximal, dejándola muy holgada y sin tensión. Mediante agujas helicoidales realizamos el paso de la malla a través del agujero obturador. Una vez colocada se extrae la vaina envolvente de plástico, se exteriorizan a cada lado de la incisión vaginal  los hilos inferiores y se cierra la pared vaginal. A continuación, se corta la malla sobrante en pliegue inguinal y dependiendo de la distancia de la uretra a piel, se cortan también uno, dos o ninguno de los hilos laterales. Dejamos siempre un tapón vaginal, sonda vesical y talla mínima suprapúbica.

 

RESULTADOS.

Al día siguiente de la cirugía valoramos la situación miccional llenando la vejiga a través de la talla con 250 ml de S.F. Hacemos toser a la paciente en decúbito, bipedestación y andando. Si existen fugas, infiltramos con anestesia local y tiramos de uno de los hilos en pliegue inguinal aproximadamente 0’5 cm. Volvemos a repetir la exploración y así sucesivamente hasta que comprobamos la continencia. Realizamos, entonces flujometría y medición de residuo postmiccional. Si el QMAX es inferior a 10 ml/s o si existe residuo mayor a 50 ml destensamos la malla, tirando de uno de los hilos vaginales unos 0’2 cm, comprobamos la continencia y hacemos, de nuevo,  flujometría y medición de residuo. Cuando la paciente es continente en todas las situaciones, tiene un QMAX superior a 10 ml/s y no existe residuo, se cortan y se extraen los hilos, se retira la talla vesical y la paciente es dada de alta si su situación lo permite.

 

CONCLUSION.

La bandeleta TOA permite durante el postoperatorio un ajuste adecuado de su tensión, aumentando o disminuyendo ésta,  ofreciendo resultados competitivos frente a otros sistemas de corrección para incontinencia urinaria de esfuerzo femenina. 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2006/mp4/V-32.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2006/webm/V-32.webm' type='video/webm'></video>