PRODUCCIÓN DE MIOBLASTOS PARA TERAPIA CELULAR EN INCONTINENCIA URINARIA
Robles, JE (1); Pérez-Ilzarbe, M (2); Pérez-Calvo, J (2); Prósper, F (2)
(1) Departamento de Urología y (2) Área de Terapia Celular. Clínica Universitaria. Universidad de Navarra. Pamplona
LXXIII Congreso nacional de Urología, Barcelona, 2008
Visto 16 veces.

INTRODUCCIÓN: La puesta a punto de la terapia celular en la incontinencia urinaria constituye verdaderamente un desafío biológico. El objetivo de esta estrategia terapéutica es aumentar el número de fibras musculares funcionales mediante la inyección intrauretral de Células Precursoras Musculares (CPM) autólogas (mioblastos). Los mioblastos son células madre que se encuentran en la lámina basal del músculo esquelético. Esta aproximación terapéutica ha tenido su origen en las investigaciones realizadas en miopatías genéticas, aplicadas luego a otras patologías musculares adquiridas como, por ejemplo, la insuficiencia cardíaca isquémica. Recientemente, se ha empezado a evaluar clínicamente la eficacia de los mioblastos en el tratamiento de la incontinencia urinaria1-4.

MATERIAL Y MÉTODOS: Procesamiento de una biopsia muscular desde la llegada de la muestra al laboratorio procedente del quirófano, hasta el establecimiento del cultivo. Todo el proceso se realiza bajo un estricto sistema de calidad, conocido como normas de correcta fabricación o normas GMP (Good Manufacturing Practices), por parte de personal cualificado y en un ambiente de clase A (aire estéril ultrafiltrado bajo condiciones de flujo laminar).

En primer lugar, la biopsia se trocea hasta obtener fragmentos de alrededor de uno o dos milímetros cúbicos (digestión mecánica). Posteriormente, se realiza a una digestión enzimática con colagenasa y tripsina para liberar las células del tejido. Finalmente, el resultado de la digestión se filtra para separar las células del resto del tejido. El resultado del procesamiento se cultivará en un medio específico. El cultivo se expande en condiciones controladas de temperatura, humedad y pH hasta obtener el número de células adecuado. Se controla la pureza el cultivo celular mediante citometría de flujo. Por último, las células se concentran en una solución y se envasan listas para la inyección.

CONCLUSIÓN: Quedan aún muchos interrogantes por resolver, pero la inyección intrauretral de mioblastos podría tener un papel relevante no sólo por la mejoría del tono muscular del esfínter uretral sino también por una posible acción trófica sobre la propia inervación de la uretra.

BIBLIOGRAFÍA:

1. Furuta A et al. 2007;7:1483-6

2. Mitterberger M et al. BJU Int 2007;100:1081-5

3. Mitterbeger M et al. Eur Urol 2008;53:169-75

4. Strasser H et al. Lancet 2007;369:2179-86

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2008/mp4/V-12.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2008/webm/V-12.webm' type='video/webm'></video>