MALFORMACIÓN ARTERIOVENOSA CONGÉNITA DEL RIÑÓN: ABORDAJE ENDOVASCULAR
MIRANDA UTRERA N.; PAMPLONA CASAMAYOR M.; DUARTE OJEDA J.; ZABIA GALÍNDEZ E.; SAN ROMÁN R.; MEDINA POLO J.; LEIVA GALVIS O.
HOSPITAL 12 DE OCTUBRE, MADRID.
LXXIII Congreso nacional de Urología, Barcelona, 2008
Visto 3 veces.

 

INTRODUCCIÓN: Las malformaciones arteriovenosas del riñón (MAVR) constituyen una rara entidad, aunque no excepcional, en la práctica del urólogo. Su incidencia está en aumento en la actualidad por la masiva aplicación de técnicas de diagnóstico por imagen. Exigen un alto grado de sospecha diagnóstica y para su tratamiento, un correcto conocimiento de las distintas opciones terapéuticas, que van desde la resolución endovascular a la cirugía. La elección de una u otra dependerá de las características del caso, así como de la disponibilidad de unidades experimentadas de radiología intervencionista.

 

MATERIAL Y MÉTODOS: Se presenta el caso de un varón de 40 años, con antecedentes de crisis renoureterales de repetición, que acude a urgencias por dolor lumbar derecho rebelde a analgesia. La radiografía de abdomen fue normal y la ecografía mostró una ureterohidronefrosis marcada sin imágenes de litiasis. Ante la persistencia del dolor se coloca de urgencia una nefrostomía de descarga, muy traumática pues se acompaña de hemorragia por nefrostomía y hematuria masiva. En TAC se objetivan cuatro imágenes nodulares hipercaptantes de naturaleza indeterminada a nivel medular y seno renal, que se corroboran con RM. El eco-doppler muestra la existencia de múltiples lesiones saculares aneurismáticas sugestivas de MAVR congénita con componente de fístula arteriovenosa. Dadas las características del caso, se opta por la embolización percutánea.

 

RESULTADOS: Se realiza una arteriografía con visualización de dos arterias renales izquierdas, relleno precoz de la vena Cava y cuatro ovillos vasculares en el seno renal derecho, dependientes de arterias segmentarias, que se embolizan mediante 3 coils de nitinol, dos para el segmento superior y un tercero más corto para el segmento inferior, con resolución total de los shunts en controles arteriográficos posteriores. Tras la embolización el paciente desarrolla un síndrome postembolización: fiebre, dolor en costado, leucocitosis e hipertensión. Al alta, la creatinina fue normal, sin embargo, persistió la hipertensión.

 

CONCLUSIONES: Las técnicas endovasculares realizadas por radiólogos vasculares experimentados son una excelente opción terapeútica para las MAVR por ser un procedimiento mínimamente invasivo, altamente selectivo conservando al máximo el parénquima renal sano y favoreciendo la pronta recuperación del paciente, disminuyendose así la morbilidad y la estancia hospitalaria.  

 

 

Copie y pegue este código en su blog o página web:

<video autoplay controls='controls' width='720' height='408'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2008/mp4/V-18.m4v' type='video/mp4'><source src='https://df72skwsnf5vs.cloudfront.net/VIDEOTECA/2008/webm/V-18.webm' type='video/webm'></video>